Conservar nuestra energía vital (Qi) en invierno