Wei Qi, nuestra energía defensiva ante la enfermedad.